Únete al movimiento de 30 Días de Oración este Ramadán

¿Por qué orar por los musulmanes?



La oración es una práctica común tanto en cristianos como musulmanes. Los seguidores de ambas creencias rezan por las mismas razones: para comprometer a sus mentes en los caminos de Dios, para ganar la comprensión de su voluntad y encontrar la fuerza para seguirla, buscar consuelo y ayuda y como un medio para compartir los pensamientos más profundos de su corazón con aquel en quien confían.

¿Por qué oramos por los musulmanes?

Para cambiar nuestros corazones respecto a ellos.

Desarrollamos nuestra comprensión acerca de los que son diferentes a nosotros de diversas maneras. Usted entenderá a los musulmanes a través de lo que experimenta de ellos y lo que escucha sobre ellos, pero sus experiencias y conocimientos serán limitados. Para algunos, sus experiencias y conocimientos les llevará a ver a los musulmanes con miedo y odio, otros los verán con calidez y preocupación, y otros con indiferencia.

Cuando oramos por otros como Jesús nos enseñó, comenzamos a verlos a través de sus ojos. 30 Días de Oración por el Mundo Musulmán comenzó con un grupo de cristianos orando en el Medio Oriente y arrepintiéndose al darse cuenta de que no habían estado viendo a la gente de esa región de la forma en que Dios lo hace. Muchos de nuestros lectores en los últimos años se han identificado con esto, testificando que la Guía de Oración les ayudó a reconocer la necesidad de un cambio en la forma en que entienden a los musulmanes.

El mandamiento de Jesús es amar a tu prójimo como a ti mismo. Para amar a los musulmanes debemos permitir que Dios dirija nuestra comprensión de quiénes son y poder verlos como Él lo hace. Así que oramos para obtener una comprensión del corazón de Dios para los musulmanes de todo el mundo.

Influenciar el mundo

Los cristianos también creen que a través de la oración podemos influir en cambios en el mundo. Creemos que Dios trabaja con nosotros para cumplir Su voluntad y que en la oración podemos hacer que cosas milagrosas sucedan.

Muchos de los artículos en la Guía de Oración de los 30 Días se enfocan en las necesidades del pueblo musulmán. Los musulmanes vienen de una vasta diversidad cultural y social, y sus necesidades son variadas y únicas. Desde familias inmigrantes luchando por adaptarse a una cultura, al hombre tribal que nunca ha estado fuera de su remota aldea; de empresarios ricos a los pescadores analfabetos; de mujeres refugiadas desesperadas para proteger a sus familias y jóvenes airados que quieren ser escuchados. La oración nos ayuda a entender estas necesidades y cómo responder a ellas. Oramos por las necesidades de los musulmanes, ya que es una forma en que podemos amarlos.

Oramos también para que los musulmanes adquieran un mayor entendimiento de Jesús. Reconocemos que como sus seguidores, a menudo no representamos bien a Jesús. Por lo tanto, no oramos para que los musulmanes sean como nosotros - oramos para que se sean como Jesús. Oramos para que se unan a nosotros en el camino hacia la vida abundante de la que Jesús habló y el establecimiento de Su reino de paz en la tierra.